Un SSD para las masas

El mercado de los discos SSD está más caliente que nunca, todo el mundo está lanzando productos y Kingston como uno de los reyes del mercado de memorias, no se queda atrás. En esa ocasión probamos un SSD de la línea HyperX con orientación al mercado masivo.

El mercado de los discos SSD está más caliente que nunca, todo el mundo está lanzando productos en donde la diferencia fundamental puede ser que tan bien ajustado (o no) se encuentre el firmware puesto que todos usan controladores de Sandforce o Marvell lo cual ha provocado algunos dolores de cabeza a muchos fabricantes por fallas de implementación en los mismos. Kingston siguió la ruta segura y optó por el uso de controladores Sandforce SF-2281, uno de los más estables y reconocidos del mercado y optando por usar componentes de calidad, pero sin desfondar nuestra billetera.

El disco estéticamente no tiene mucho para decir con su carcasa de aluminio color gris y su empaquetado discreto. El peso de la unidad es de unos ridículos 77 gramos, el formato es de 2.5 pulgadas con 7mm de altura que ya se convirtió en el estándar de-facto para que quepa en ultrabooks y su consumo energético es el 4.6 Watts en uso y 0.6 Watts en reposo (les recuerdo que un disco duro tradicional consume 25W promedio). Pero como se dice en los autos “lo interesante siempre está bajo el capot”

Utilizando un Sandforce SF-2281 sabemos que es un disco de estado sólido que soporta la norma SATAIII (6Gbps). A este combo Kingston le suma 16 chips ONFi 3 MLC NAND fabricados por la compañia, que no son las más performantes del mercado pero ayuda mucho a tener los costos bajos. Tambien para mantener los costos bajo control, Kingston no agregó memoria buffer al SF-2281 lo cual puede repercutir un poco en el rendimiento, especialemente en las operaciones de escritura.

El área de repuesto (por si no saben, en un SSD se pone un espacio no utilizado que se va activando cuando algunas celdas en uso de la memoria flash empiezan a fallar) se configura por firmware. En este caso Kingston optó por separar 5% del espacio total de flash para reemplazos de bloques dañados. Esto significa que nuestro disco de 240GB es en realidad una unidad de 256GB, así como las unidades de 480GB son en realidad de 512GB. Ese 5% se reserva y se utiliza a medida que las celdas del flash se van dañando.

Las capacidades disponibles por el momento son 120 y 240, en una demostración de Kingston de la orientación de valor que le quieren dar al Fury. ¿Quieren un disco de 480GB? Compren un HyperX Savage porque Fury por el momento no existe.

La controladora soporta 8 canales NAND y una interfaz SATA de 6Gbps (también conocida como SATAIII), obviamente parte de la magia reside en el firmware y en eso veremos que tan bien han implementado Kingston sus trucos.

Kingston declara que este SSD tiene las siguientes prestaciones

  • En ATTO Disk Benchmark: Lectura hasta 500MB/s、Escritura hasta 500MB/s
  • Crystal Disk Mark: 470MB/s Lectura, 220MB/s Escritura
  • AS-SSD: 470MB/s Lectura, 220MB/s Escritura
  • IOPS: 41.000

Dentro de los números que nos declaran, son los normales para unidades SSD de SATA3 basadas en SF-2281, veremos con nuestra batería de pruebas si estos números se asemejan a la realidad.

Benchmarks

Ya que te todos están desesperados por ver los cuadros de rendimiento. Comencemos poniendo las especificaciones de la máquina que utilizamos para el Benchmark

  • Intel Core i7-5820k (3.3Ghz)
  • 16GB RAM DDR4-2133
  • Motherboard Gigabyte X99 Gaming G1

El OS utilizado fue Windows 10 Professional y las pruebas de rendimiento fueron hechas con: AS-SSD, CrystalMark 3.0, HD_Tach, HD_Tune.

No nos distraigamos más y vayamos a las gráficas.


Prev Next »

blog comments powered by Disqus

Más chismes

  • 1

Software gratuito para PC gamers – Convertidor de vídeos

irrompiblesDigital

[IRROMPIBLES] DIGITAL

Todos los números de la revista en formato electrónico. Suscribite.

Spanish English French Italian Japanese Portuguese