De todos los fetiches... este es el más raro

¿NO SIENTEN que hay demasiados juegos retro hoy en día? Que demasiados juegos toman los mismos planos para construir su proyecto. Tal vez si hay solo una cosa que le podemos achacar a Enter the Gungeon, es que a primera vista, no parece nada de otro mundo. Simplemente otro shooter con vista aérea, estilo bullet hell, como cualquier otro. Pero después de jugarlo, tan solo por unos minutos, es fácil ver por qué esta joyita marca la diferencia.

Empecemos de nuevo. No es que los creadores de Enter the Gungeon hayan hecho algo muy diferente al resto, pero definitivamente hicieron suficiente bien como para crear una experiencia única. Es la suma de las partes lo que lo hace tan adictivo. Para empezar, cada vez que empezamos una partida podemos elegir entre cuatro personajes, cada uno con su arma inicial, una habilidad pasiva y un ítem especial. El arma en sí no importa mucho, porque en el Gungeon si hay algo que sobran, son armas.

Las habilidades por otro lado, son más importantes. Por ejemplo, el piloto tiene una horquilla que le da una posibilidad para abrir cofres sin llave; o el Marine, que puede recibir un tiro y ser protegido por su casco. En un juego donde un tiro significa Game Over, esto es algo importante. De esta forma, cada personaje es muy parecido, pero con elementos muy distintivos.

Y esto es importante, porque si hay algo que Enter the Gungeon logra sin cuestionamientos, es que cada partida es diferente. Esto se debe a una combinación de elementos. Para empezar, el permadeath, que hace que cada vez que perdemos tengamos que arrancar de vuelta. Después, aunque cada nivel está cuidadosamente diseñado, su disposición es totalmente aleatoria, y nunca nos va a tocar dos veces la misma sucesión de habitaciones ordenadas de la misma forma. Y en tercer lugar, el loot.

A lo largo de cada partida nos vamos a encontrar con loot diverso, items y armas diferentes. Y como no podía ser de otra forma, el arsenal que tenemos a disposición en Enter the Gungeon es increíble, desde la cantidad, variedad y nivel de diversión o gracia que provee cada diseño. Algunas son tradicionales, como escopetas o ametralladoras, pero otras se van un poquito más a la luna, como por ejemplo un tridente que dispara rayos de energía a varios enemigos, o una Pistola laser de NES que dispara patos enojados, o por qué no, una pistola mágica que transforma a los enemigos en pollos.

Ahora bien, todas estas armas son muy necesarias, porque como cualquier buen bullet hell, este fichín es difícil. Y si no estamos atentos, puede ser muy difícil. Por más simpáticos que sean los enemigos, también son letales, y si les damos un segundo, si por lo menos nos quedamos en el mismo lugar durante un milisegundo, nos convierten en polvo.

Y no solo hay que ser rápidos, sino también precisos. Cuando llegan los enemigos, también llegan las balas (aunque los enemigos suelen tener forma de balas, así que es redundante) y tenemos que ser lo suficiente precisos para poder esquivarlas y constantemente evitar nuestra muerte. Los bosses son peores todavía, creando paredes de balas que tendremos que atravesar con gran precisión, mientras al mismo tiempo intentamos hacerles daños a lo lejos. Difícil, pero muy gratificante.

Todos estos elementos que describimos, más unos controles muy responsivos (sumados a un botón para rodar que es crucial) hacen para un hermoso espectáculo del terror en donde vivimos al borde de la muerte, pero de a poco superamos todos los desafíos que el juego nos pone enfrente. Y no siempre tenemos días buenos, a veces el loot es malo, o no estamos lo suficiente rápidos, pero lo importante es no desanimarse, ya que Enter the Dungeon está repleto de sorpresas lindas.

Encima Enter the Gungeon es un nombre perfecto, porque apesta a la idea monotemática que acapara el juego: ¡Armas! Todo en el juego son armas, ¡hasta los enemigos, son balas que disparan balas! El fetichismo que ejerce este juego sobre las armas y balas es tan grande como el nivel de adorabilidad que tiene el arte. Gracias a lo gracioso que es el arte, toda la idea de este fetichismo con las armas funciona a la perfección, y lleva al juego a una nueva altura, no solo proveyendo excelente gameplay, sino también por el excelente aspecto estético.

Finalmente hablemos de los jefes, que están diseñados a la perfección. Todos son muy diferentes entre sí, y ofrecen un nivel de desafío muy alto. No al punto que se vuelve injusto, pero sí al punto en que cada encuentro (aunque sea la primera o la quinta) obliga al jugador a siempre estar atento y evitar cualquier tipo de error.

Enter the Gungeon es muchísimo más de lo que parece. Es rápido, simpático, terrible y adictivo. Es muy divertido también. El juego explota de contenido y sorpresas, y encima está construido de tal forma que ninguna partida es igual a la que le sigue. A eso le sumamos una increíble cantidad de encanto, y el resultado es una de las mejores sorpresas del año. [i]

  • DESARROLLADO POR: Dodge Roll
  • DISTRIBUIDO POR: Devolver Digital
  • GÉNERO: Acción
  • PLATAFORMAS: PlayStation 4, Microsoft Windows (Review)
  • FECHA DE SALIDA: 05/04/2016

CALIFICACIÓN

90%

QUÉ ONDA: Un extraño fetiche de armas que termina siendo tan divertido como adictivo.
LO BUENO: El diseño de pies a cabeza, las armas, los niveles, los enemigos, la música.
LO MALO: A veces exceso de caos. No todas las armas son peculiares. Falta de coop.

 

Tomas GarciaA Tomás García, alias Zripwud, lo encuentran en una constante misión por salvar el mundo de diferentes invasiones. Lo pueden hallar en su Twitter @Zripwud en caso de que necesiten ayuda. ¡Cobra muy barato a veces!

 
blog comments powered by Disqus

Más chismes

  • 1
  • 2

Software gratuito para PC gamers – Convertidor de vídeos

irrompiblesDigital

[IRROMPIBLES] DIGITAL

Todos los números de la revista en formato electrónico. Suscribite.

Spanish English French Italian Japanese Portuguese